4.08.2006

Thule y los extranjeros.


4.08.2006

Thule y los extranjeros.

Vivo en dos dimensiones. La latina, originaria y desde la cual devengo y la germana, en la que estoy naturalizado.
La latina, con su concepción de las razas y logros culturales, con énfasis en cosas como La Justicia y El Humanismo, proporciona sus paradigmas absolutos.
Thule, con sus sentidos de La Pureza Aria, de la Superioridad racial, El Poder y El Señorío, los plantea también como los paradigmas y la doctrina de la Nueva Humanidad.

A grandes rasgos y sin querer dividir la humanidad entre latinos y germanos, estos son más o menos los ámbitos en que, por extensión, se mueven las relaciones entre los grupos humanos que, de diferentes razas y etnias, conviven hoy en Thule.
Los hombres somos productos culturales, vamos por la vida con nuestros conceptos acerca de el hombre y de las cosas. También tenemos entendimiento.
Este, ese o aquel tendrán un concepto de las cosas y del modo de relacionarse con los demás, que hará que este alineado a uno u otro lado de la realidad.

El hombre piensa, concibe ideas y conforma ideologías. Estas, a su vez, mueven la humanidad.
Se entienden y se conciben las cosa de modos diferentes. Con estos conceptos, el hombre se relaciona con otros hombres. Pero cuando unos hombres no aceptan las concepciones de otros hombres porque no los consideran ni siquiera hombres o porque los consideran corruptos degenerados y manipuladores, el conflicto adquiere otras dimensiones. Se departe de la negación radical, de su validez humana y hasta su simple derecho a existir.

Múltiples circunstancias hacen que grandes cantidades de seres humanos se encuentren hoy supeditados, o tal vez condenados, a vivir sus vidas ya como inmigrantes pero también ya como nativos.




En un hábitat compartido, el encuentro y hasta la confrontación de los conceptos y culturas trae frecuentemente, como consecuencia, que el medio físico se transforme casi en un campo de batalla entre unos y otros.

Los nativos, ideológicamente divididos, se relacionan, consecuentemente, de modo diferente con los extranjeros. Esos seres extraños que han entrado a formar parte de el grupo humano con el cual, en su entorno, se relaciona. Estos llegaron por diferentes motivos; económicos, sentimentales, políticos, científicos o culturales.
Para unos, el extranjero inmigrante es un ser con mucho que aportar en el enriquecimiento a el país que lo ha acogido; económica, cultural, humana,inclusive numéricamente. Que es el precio de la derrota, una imposición, creen otros.
A todos ellos, unos gobiernos les acogieron legalmente y les ofrecieron la oportunidad de vivir entre ellos la vida, compartir con ellos la existencia.
Un privilegio, un golpe de suerte, exclaman unos. Invasores, fuerza extranjera de ocupación, de control y espionaje, contra los cuales hay que tomar medidas militares de defensa de la seguridad nacional y la sociedad.
Fuerza laboral barata, animales de experimentación en el gran laboratorio social, en los cuales se pueden poner a prueba todas las actitudes y tácticas de las ideologías extremas, aprovechando la situación de indefensa desventaja de extranjero inmigrante. Esclavos. Carne de exterminio.

En su afán de defender, experimentar, conocer, constatar o simplemente perpetuar el arsenal de nuevas o antiguas ideologías y doctrinas en lo concerniente a las razas y al racismo, a la biodiversidad humana y su extensa problemática, se hacen dichas formas manifiestas en Thule a la más mínima oportunidad, desafortunadamente de modos y formas violentas contra los inmigrantes.
Es más, culturalmente en Thule esas actitudes son una especie de consigna, lo que se tiene que hacer, un deber por el hecho de ser nativo. No es un lugar teórico, es una practica difundida y aceptada.
Así, alguien agrede es porque tiene que agredir. Porque la presión cultural lo obliga a ello. No puede quedar mal. Y esa es entonces una practica frecuente especialmente entre los jóvenes. Y amparado por el matriarcado.

Realizada la necesaria agresión, la reacción del grupo y los comentarios suelen ser de corte racial, xenófobo, discriminatorio económico, social y demás etcéteras.
El arsenal de argumentos que justifican la agresión puede variar desde ser una actitud económica y social religiosamente justificada hasta una manifestación neonazi. Lo cierto es la realidad del acto violento y sus justificaciones culturales.

A pesar de una larga historia de contacto con extranjeros e inmigrantes, estas sociedades no se ha logrado resolver la situación de un modo satisfactorio, como tal vez podría demandar la modernidad, sino que por el contrario, importan doctrinas y actitudes xenófobas y hostiles desde las formaciones sociales donde las practicas están establecidas y culturalmente aceptadas.
¿ Una especie de internacional de la exclusión basada en la violencia? No, absurdo, semejante cosa no puede existir; lo que hay es establecimiento y cultura.


**********

En Thule existe un núcleo
alrededor de el cual se edifica y gira el modo como han de ser las relaciones entre nativos e inmigrantes.
Ese núcleo representa la posición de la sociedad local ante el fenómeno de los inmigrantes, pero representa también las características de muchos grupos de la sociedad que, negativos a la inmigración y a la integración, hacen uso de diferentes recursos por mantener las relaciones entre los grupos nativo e inmigrante en un cierto orden: racismo, xenofobia, discriminación, opresión, acoso, amenaza de exterminio.
¿Que quiere decir esto? Que existen y actúan en la sociedad de Thule las ideologías extremas desarrolladas en el ultimo siglo y cuyo centro es el racismo y hasta el exterminio. Y la parte de ese núcleo que defiende los valores extremos, racial, xenófobo, hostil, violento es con el cual hay que negociar la coexistencia aquí.
¿Permitirán los modelos sociales que ese dialogo de resultados satisfactorios? Eso lo decidirán las fuerzas inmiscuidas. A los modelos seguramente les interesará tan solo sobrevivir. ¿Cómo? seguramente no importará.

Algunas posiciones excluyentes son muy intransigentes en sus planteamientos y en sus acciones. El resultado es casi siempre negativo para la gran mayoría y de modo particular para los inmigrantes.
Las manifestaciones tienen varios niveles, varios planos pero los resultados se traducen siempre en maltrato y violencia.Todas las actitudes de intransigencia innegociable y desde la cual se genera la posición que se debe tomar hacia los inmigrantes, argumenta a su vez que es solamente el devenir de la nueva cultura, de el nuevo orden de las relaciones humanas.

¿Que hay en juego, reflejado en la situación de relación entre nativos y extranjeros en el mundo civilizado? Los logros éticos de la cultura occidental. La Ética y con ella toda la historia de los logros de las ciencias del hombre. Las ciencias del lado del hombre en la naturaleza o las cuales toman al hombre como sujeto. La máquina y el hombre en lucha por la dominación y el control. Suena un poco absurdo pero puede tener sentido.
Parece que todos los esfuerzos durante toda la historia por aportar los logros culturales de las diferentes civilizaciones a los pueblos bárbaros del norte han sido tan solo una perdida de tiempo. Especialmente en lo concerniente a las influencias de las civilizaciones semíticas. Toda la historia de los procesos no dieron el resultado esperado. Crear un cierto tipo de hombre. Primaron los intereses políticos a cualquier otra consideración.

Siendo el conflicto de inmigración un conflicto de actualidad en Europa y en América del Norte pero no solamente de allí y siendo estudiado y delimitado por varios gobiernos no sobra reflexionar un poco en el.
La evolución del estas sociedades desde la conclusión de la segunda guerra mundial, esta marcada por los criterios del vencedor.
Pero también, cultural y políticamente se aferran todavía a los extremismos y estos macabramente se manifiesten de vez en cuando. Como inmigrante en estas culturas puedes observar nitidamente lo que en otras partes es tan solamente un simple lugar teórico o trama cinematográfica o literaria.
La dualidad irresoluta en la que se mece el discurrir cultural y político de estos grupos, hace sus manifestaciones oscuras de vez en cuando. Hay instantes muy difíciles, dolorosos, hasta letales.
La gravedad de la situación se refleja en los acontecimientos recientes en Francia y en USA, pero en realidad la situación se da en todo el mundo.

El mundo civilizado trata de resolver el problema. Las legislaciones de los estados modernos, receptores de inmigración están llenas de soluciones teóricas.Los inmigrantes de primera, segunda o tercera o más generación, ante la discriminación y la marginación y la ineficiencia de otras vías, cansados de que sus derechos no se respeten de acuerdo a lo pactado, no han tenido otra posibilidad que el de acudir a la protesta violenta, fruto de su desesperación.

La finalidad de las protestas es hacer valer los derechos que gobiernos de las sociedades receptoras les han formalmente brindado, pero que fuerzas en la sociedad les niegan. Puede ser también el querer hacer reaccionar a las sociedades civilizadas de Europa, norteamericana y todo el mundo a resolver los problemas de inmigración e integración.

Europa está vetusta y aquilostada, no logre deshacerse de las los lastres que inevitablemente se formaron a lo largo de su historia. El culto a la barbarie, la fijación en la Edad Media, a las formas sociales propias del feudalismo en sus formas brutales negativas, que se niega transformar, a evolucionar y modernizarse son parte de la vida cotidiana en una Europa que busca transformarse, inclusive constituirse.

La mentalidad de campo de concentración parece ser un termino adecuado para definir el último gran logro cultural de toda Thule y de convertirse en el producto cultural más importante de la segunda guerra mundial.
La nostalgia del Imperio y las colonias no han desaparecido, al contrario, perece ser que se ha acentúado. La rigidez de las formaciones sociales no ha logrado digerir cosas como la revolución francesa y la independencia americana y de otras partes del mundo. Esa mentalidad imperialista y colonialista subsiste, no ha podido ser superada. Al contrario, se transforma radicalizándose. Tal vez el destino de Europa sea el que esa dinámica nunca pueda ser superada. Y es parte de la dinámica de marginación y la exclusión. ¿Hacia adonde va Europa?

Las ciencias del hombre están modificando sus paradigmas. Una Nueva Civilización esta en marcha, buscando remplazar lo inadecuado e ineficiente. Se ha planteado como el devenir y es apoyado por grandes grupos humanos.
La identidad del ser con esas dinámicas y el profundo conflicto ideológico que se vive hoy en día, ocasiona en muchos posiciones existenciales muy complejas. Están algo así como entre el martillo y la flecha.
Las nociones de raza o etnia tienen un peso fortísimo. A veces no encuentran como asimilarse o incluso relacionarse de un modo eficiente con la diversidad humana. A veces ni la aceptan.
La ineficiencia, por la corrupción de las relaciones entre los diferentes grupos humanos, nos ha llevado a situaciones como la que vivimos hoy en Iraq. No es la guerra mundial pero es una guerra profunda.

Es tan grave el problema, en Thule en particular, que para resolver la situación y ante el estancamiento y corrupción se han tenido que crear instituciones financiadas por el Estado, es decir, por todos, para profundizar y estudiar el problema y encontrarle soluciones.Trabajará las problemáticas de la diversidad humana y la integración social.Creo que tienen prisa y mucho trabajo ya que la situación es insostenible.
La convivencia se ha convertido en un problema casi que de vida o muerte y las tendencias son negativas.

Sera desearles suerte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»

Son Poemas dijo...

Tema interesante, aunque, demasiado extenso para un blog.

Gracias.